Mi irreverente opinion sobre la Disidencia Cubana

Para empezar debo declarar que llevo un montón de años viviendo fuera de Cuba pero me mantengo actualizado de lo que sucede en la isla con lo que me cuentan mis amigos y familiares que van de visita a la isla, a través de las llamadas a la familia que aún queda y por los relatos de los recién llegados. Por extraño que parezca a veces me sorprendo de que debido a esta variedad de fuentes de información, estoy mejor informado que muchos recién llegados.

A pesar de esta limitada información hay algo en lo que casi todos coinciden y es que la situación económica y social del país es cada día peor, de que a pesar de las magras reformas que se han intentado implementar nada cambia en realidad y la inmensa mayoría de la población está descontenta.

Un europeo o un latinoamericano pensarían que en estas condiciones sería lógico que ese descontento se manifestase de alguna manera visible pero los que hemos vivido la mayor parte de nuestras vidas en la isla sabemos que eso no funciona así allá. Es tal el nivel de desilusión y desconfianza en las instituciones que el cubano ha optado por practicar una “doble moral”, es decir, decimos una cosa delante de los funcionarios del gobierno o del partido y otra totalmente distinta cuando estamos en confianza entre amigos y familiares.

La única vía que la inmensa mayoría de los cubanos creen que pueden resolver su situación es a través de la emigración, especialmente hacia los Estados Unidos. Los cubanos prefieren, paradójicamente, arriesgar sus vidas en ese intento que enfrentarse al régimen. ¿Por qué? Creo que es porque el cubano ha sido programado para esperar todo del gobierno y no cree en la posibilidad de cambios, han visto transcurrir más de 50 años sin que suceda nada y que todos los intentos terminen en fracaso

Sin embargo si existe un grupo de personas que si han tenido el valor (o al menos el incentivo) de enfrentarse al régimen y salir a las calles a demandar cambios pero desgraciadamente este grupo de disidentes no han sabido, según mi opinión muy personal, trazarse una estrategia coherente para realizar dicha oposición.

No es mi intención aquí analizar la historia del movimiento disidente dentro de la isla pero si es mi intención explicar porque creo que son tan inefectivos en su labor. Es increíble que cuando pregunto a los recién llegados qué saben sobre la disidencia en su barrio o ciudad, la respuesta es casi siempre la misma: NADA o muy poco.

Para ser honesto yo tampoco los conozco bien aunque hay algunos nombres que resaltan por la frecuencia que hablan de ellos en los medios aquí en Miami pero lo que sí sé es que la disidencia cubana tiene problemas para comunicar su mensaje y de impactar la sociedad cubana con fuerza.

Creo que esto se debe a que la disidencia está cometiendo varios errores garrafales que limitan considerablemente su influencia en la sociedad cubana, errores que pasaremos a analizar en el próximo articulo

 

¿Cuáles son, en mi irreverente opinión, estos errores?

  1. Fraccionamiento, desunión y protagonismos personales
  2. Su alianza financiera con gobiernos extranjeros.
  3. están promoviendo el mensaje equivocado
  4. tácticas de “lucha” intrascendentes y hasta banales
  5. no saben promoverse
  6. falta de estrategia a largo plazo

¿Por qué afirmo esto? Por las siguientes razones:

Primero que todo quiero aclarar que esta lista no está en orden de importancia pero sí destacar que cada uno de ellos tienen, en un mayor o menor grado, una directa interdependencia entre sí.

1.   Fraccionamiento, desunión y protagonismos personales

Es notoria la falta de unidad entre los grupos disidentes, se sabe que existen varias decenas de agrupaciones y cada una de ellas está compuesta también por unos pocos miembros por lo que la actuación individual de estos grupos tiene muy poco impacto en la sociedad. Por otro lado lo peor del caso es casi imposible, a pesar de algunos esfuerzos realizados, de lograr que es grupos se unan en un frente común.

El gobierno ha logrado convencer a la población que esta desunión y desconfianza se debe al hecho de estos recibir pagos en dólares por cada acto público que realicen lo que les hace perder seriedad y prestigio y por ende ser vistos con desconfianza y desprecio.

El conocido también el papel que la Seguridad del Estado ha jugado en esto al infiltrar estos grupos e incitarlos a este comportamiento desorganizado y callejero. Han logrado exacerbar las desavenencias entre las diferentes agrupaciones y las actitudes personalistas en la que pareciera que todos quieren ser Caciques y nadie quiere ser Indio (y por ende tener mayor acceso a la fuente de financiamiento) y así no hay movimiento que progrese. Es evidente que aún no ha surgido un líder lo suficientemente inteligente, honesto, carismático, y confiable que sea capaz de agruparlos.

(Ver artículo EEUU pierde confianza en disidencia cubana: WikiLeaks)

Este es, en mi opinión, uno de los errores más grave que está cometiendo la disidencia cubana.

2.   Su alianza financiera con gobiernos extranjeros

En su afán de encontrar apoyo a su causa, la disidencia cubana buscó ese apoyo en diferentes gobiernos extranjeros y aceptó, de muy buenas ganas, los ofrecimientos de “ayuda financiera” de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

La disidencia cubana entro ciegamente en este pacto sin pensar en sus consecuencias. Si una potencia acepta brindar su apoyo, es lógico pensar que esperen algún tipo de beneficio a cambio por lo que, antes los ojos de todos, la disidencia acepto entregar la soberanía de nuestro país a dicha potencia a cambio de unos pocos dólares y eso solo tiene un nombre. El solicitar la intromisión de una potencia extranjera en los asuntos internos de un país siempre será visto como una actitud entreguista y quienes la solicitan serán siempre vistos como mercenarios y traidores.

Yo, como cubano, estoy totalmente en contra de la actitud tomada por la disidencia cubana porque la oposición al régimen político imperante debe ser un problema a resolver por los cubanos, especialmente por los que viven en la isla, y debe ser resuelto sin la participación de terceros y mucho menos de los Estados Unidos. Nuestra tradición mambisa nos hace muy sensible a situaciones como esta por lo que con esta acción la disidencia perdió el poco prestigio y credibilidad que tenía.

Esta relación con la Oficina de Intereses de EU en la Habana le dio el motivo perfecto al gobierno cubano para acusar a la disidencia de mercenarios pagados por una potencia extranjera y lo sucedido en la Primavera Negra no fue más que la consecuencia lógica de ello.

Existen otras vías para buscar los recursos necesarios para el sustento propio y de la actividad opositora, pero son vías que conllevan a un sacrificio real y sin beneficios alguno, basado solo en el convencimiento de la justeza de la causa en las que están involucrados y me parece que no hay muchos que estén dispuestos a seguirlo.

¿Cómo lograrlo? Con solo estudiar e implementar las mismas tácticas que utilizó el movimiento rebelde para recaudar fondos y exponerlo de forma clara.

Para que la gente escuche sus argumentos, la disidencia tiene que ganarse la confianza, el respeto y la admiración de la población y eso solo lo van a lograr cuando corten sus lazos de dependencia con el gobierno norteamericano. Renunciando públicamente a esta relación la disidencia le garantiza a la población de que las acciones son basadas en convicciones honestas y por decisión propia y no inspirada en un plan de beneficio monetario.

3.   Están promoviendo el mensaje equivocado

Hasta el día de hoy, 20 de febrero de 2017, cada vez que veo los videos de los grupos opositores estos están en la calle gritando “Libertad, Libertad”, “vivan los derechos humanos” o “liberen los presos políticos”. Aunque no dejo de reconocer que hay que tener valor personal para realizar estas acciones no creo que estas consignas vayan a ayudarle mucho a ganar el apoyo popular que necesitan para el cambio ni para su causa.

¿De qué Libertad están hablando? ¿Qué son los Derechos Humanos? ¿Hay presos políticos en Cuba?

Darle respuestas a estas preguntas es a lo que deberían enfocarse a dar a conocer a la gente. No voy a ser yo desde el extranjero quien les va a decir cómo deben de hacer su trabajo, eso sería demasiada prepotencia de mi parte pero sí que el mensaje que están promoviendo se diluye con tantas repeticiones sin explicaciones. Expliquen a qué libertad se están refiriendo, si libertad de movimiento, de palabra, de agrupación, etc. Expliquen qué son los Derechos Humanos y como estos son muchos más que los que el gobierno dice asegurar. Expliquen cómo los disidentes son obligados a violar las leyes por los mecanismos que usa el gobierno para negarle las licencias para trabajar por cuenta propia o las ofertas de trabajo que nadie estaría dispuesto a aceptar.

¡No griten tanto y denle chance a la gente a ESCUCHARLOS!

Cuando sean capaces de explicar de forma clara y argumentada en qué consisten sus propuestas, por qué quieren cambiar el sistema político del país, de por qué su propuesta es mejor que el actual sistema, cuando puedan explicarle a la población de qué derechos están hablando y como la violación de esto les perjudica directamente a ellos entonces, y solo entonces, el pueblo comenzara a tomarlos en serio. Y el gobierno también porque a partir de ese momento se darán cuenta que Uds. se estarán convirtiendo en una amenaza real para ellos.

4.   No saben promoverse

La inmensa mayoría de las personas con la que he conversado sobre esto me dicen siempre lo mismo: gritar y escandalizar en medio de la calle llama la atención pero no atrae a la gente a incorporarse. La gente va más por el espectáculo de ver qué pasa que por el mensaje de los disidentes y entienden cuando le explican que los están deteniendo por alteración del orden público y no por su mensaje “contrarrevolucionario”.

Sé que en Cuba existen innumerable restricciones para todo y especialmente aquellas para evitar darle espacios a la disidencia para manifestarse pero, si realmente quieren dar una imagen pacifista y no violenta, entonces eviten darle la oportunidad a la policía para que los arresten. ¿Cómo? Eso yo no lo sé, Uds. son los que conocen mejor que yo las leyes de allá y sabrán cómo, cuándo y dónde hacerlo.

Si dejaran de escandalizar en medio de la calle gritando solo consignas y se enfocaran más en los problemas internos como seria protestar contra las leyes que afectan directamente a la población, especialmente contra todas esas leyes restrictivas que hacen el día a día tan difícil para el cubano común y corriente, quizás entonces verán que los que antes solo iban a observar el show, vayan ahora a ver cuál es el nuevo mensaje que Uds. les llevan.

Muchos dicen que su mensaje esta desvinculado con la realidad cotidiana y con los intereses de la juventud. Temas como la rebaja de los impuestos a los cuenta-propistas, depuración de las filas de inspectores para reducir la corrupción, acceso a las materias primas a precios asequibles, etc. Eso y muchos otros son los temas que se pueden enarbolar como causas que los vincularían con los problemas diarios y que son la base del cambio político que se necesita en el país.

Otros dicen que estos temas no atraen a la disidencia porque no son políticamente  interesantes para el gobierno norteamericano y por lo tanto no les reporta ningún beneficio financiero a ellos. Si estos es cierto entonces la disidencia cubana está condenada a desaparecer sin penas ni glorias. Mientras tanto, y mientras no cambien de actitud, está condenada a seguir sufriendo la burla y el desprecio del pueblo cubano.

5.   Falta de estrategia a largo plazo

Es en mi opinión que muchas de estos errores están dados porque estos grupos no tienen un plan estratégico a largo plazo que indique, de forma clara, cuál es su propósito y cómo quieren lograrlo. No explican ni destacan las diferencias entre el actual sistema y el que proponen. Si importante es destacar los errores del gobierno más importante es destacar como resolver la situación y darle esperanzas a la población de que solo con su ayuda se puede resolver los problemas.

La lista esta muy lejos de estar completa y mucho menos de ser exhaustivamente analizada y estoy seguro que muchos podran aportar muchos otros errores y razones, ya sea a favor o en contra.

En mi próximo artículo escribiré las conclusiones a las que llegué en este análisis.

Conclusiones

Este escrito no tiene la intención de erigirse como una guía para la acción disidente ni mucho menos, este escrito es, en mi opinión, solo un análisis de como muchos cubanos, tanto adentro como afuera de la isla, percibimos a la disidencia cubana.

Como soy cubano, sé que muchos van a gritar y denigrar contra este escrito y atacaran mi persona SIN RESPONDER A LAS CRITICAS AQUÍ EXPRESADAS. ¿Saben por qué? porque ese es el modo de defensa que ha asumido la sociedad cubana de hoy, ya sea un funcionario del gobierno, o del partido, o un diplomático en el extranjero o un cubano cualquiera en cualquier calle de barrio o pueblo de la isla, se escudan en la descalificación y la ridiculización personal del que se atreve a criticarlos sin responder a las acusaciones hechas. Asumen las críticas como ofensas personales y aunque saben que son ciertas, no las quieren reconocer porque no aceptan que nadie los “ataquen”. El caso es aún peor cuando la crítica es hecha por alguien de “afuera”.

Como esta actitud defensiva es generalizada entre los cubanos, la situación se convierte en un círculo vicioso cuando el que critica recibe el “ataque” del criticado. Ambos se enfrascan en ataques personales de forma violenta que hace que los errores mencionados se pierdan en el calor de la pelea. La “ofensa personal” es saciada pero la forma de ayudar a la nación se pierde en batallas intrascendentes

Esa es la razón #1 de la desunión entre los cubanos.

No será hasta que aceptemos que cometemos errores y que permitamos que alguien nos los señalen, que la disidencia dará los primeros pasos para darle a los cubanos algo distinto, muy diferente a lo que se ve todos los días, ese será el día que podrán mostrarle a todos su madurez política, dignidad personal, cordura, seriedad, tolerancia e inteligencia. Será el día que el pueblo podrá pensar que quizás Uds. se merecen su confianza y su apoyo y comenzaran, finalmente, a ser tomados en cuanta por el régimen.

Sin embargo, no dejo de pensar en algo que un cubano recien llegado a Miami me comentó y que me hace preguntarme seriamente ¿Estarán pecando de ingenuos los disidentes cometiendo errores garrafales como los expuestos y ser tolerados paternalmente por el gobierno o estarán actuando premeditadamente como lo hacen para evitarse arriesgar sus vidas y seguridad personal en un enfrentamiento real con el gobierno?

¿Cuál es la verdadera razón?

No conozco la respuesta pero lo que si se es que mientras todos estos dime y diretes toman lugar entre los disidentes, la patria se ahoga y nuestra juventud se desespera mas cada dia y prefiere arriesgar sus vidas en las selvas de centroamerica o en el estrecho de la Florida y cada una de esos muertos son responsabilidad directa tanto del regimen como de la disidencia desunida .

 

Trump and the Angry White Man

If you live in the United States or follow national events closely, you will remember the phrase “The angry white man spoke” when the victory of Donald Trump was announced in November 2016.

“Angry white man” is a pejorative term used to describe white men who have typically conservative and reactionary views in the context of American politics, characterized by their “opposition to liberal anti-discriminatory policies” and their system of beliefs and in particular stereotypically opposed to the policies of the Affirmative Action Act and feminism.

The term was popularized in reference to a political voting block that emerged in the early 1990s as a reaction to the perceived injustices faced by white men against the quotas established by the implementation of “affirmative action” in place of work. They also tend to have animosity towards young people, women and / or minorities, especially Jews.

I still remember the feeling of amazement and perplexity I felt the night of November 20, 2016 when we heard that Donald Trump, the least qualified in every way to be President of this country, had won. And now, 18 months later, I finally understand: Donald Trump knew how to encourage and give hope to this angry white man who believed he had lost his country forever.

How is it possible that in the 21st century, when we all believed that American society was finally heading towards progressive positions, could such a heartrending political retreat occur?

“Let’s make America Great again!” Became the motto or war cry that this sector of the population assumed as theirs. For years these people were feeling discriminated against, displaced and their anger grew in the same proportion and feed the most reactionary groups that see in immigration, minorities and liberals a mortal danger to their way of life, their freedoms and thesecurity of their families.

That is why President Trump can say and do what he wants, that they will always support him, why? because they feel that at last they have someone in the White House who knows what they feel and who can give them back their place. They think “America was Great” only when they were in charge, when they were the undisputed majority, when they did not have to compete with a Latino or a Hindu for a job, but that time was also characterized by the rise of KKK, black discrimination was legal and lynchings for daring to look at a white woman were the order of the day, it was the time that the National Guard had to escort 4 black girls to enter their school and the murder of Malcom X and Martin Luther King jr. happend.

Those of us who belong to the minorities or are foreigners did not understand what was happening in the United States, we could not conceive that the Americans were so stupid to choose an insipid celebrity that neither had talent nor carisma, how could this happen? It happened simply because we forgot the “angry white man” and if we continue to ignore him he will surprise us again in the next elections because they do not care what Mr. Trump says or does, they only care that he fulfills his campaign promises to restore their long-forgotten position of privileges.

Trump phenomenon is not the worst thing that has happened to the United States, there have been worse times, but it has had the beneficial effect of shaking society to its deepest foundations and making us recognize that you can not ignore reality if you want that the country really advance and be, not only a world power in the economic or military, but also in the social with a real democracy for all, without discrimination or lagging sectors, that the ideas of Abraham Lincoln be made reality and be ours, a democracy in favor of all its citizens, “a democracy of the people, by the people and for the people”.

Trump y el Enojado Hombre Blanco

Si vives en los Estados Unidos o sigues de cerca los acontecimientos nacionales, recordaras la frase “The angry white man spoke” (el enojado hombre blanco habló) cuando se dio a conocer la victoria de Donald Trump en noviembre del 2016.

“The angry white man” o “El enojado hombre blanco” es un término peyorativo usados para describir a los hombres blancos que tienen puntos de vista típicamente conservador y reaccionario en el contexto de la política estadounidense, se les caracterizada por su “oposición a las políticas liberales antidiscriminatorias” y su sistema de creencias y en particular se oponen estereotípicamente a las políticas del Acta de Acción Afirmativa y al feminismo.

El término se popularizó en referencia a un bloque de votación política que surgió a principios de la década de 1990 como una reacción a las injusticias percibidas que enfrentan los hombres blancos frente a las cuotas establecidas por la implementación de “acción afirmativa” en el lugar de trabajo. También tienden a tener animosidad hacia los jóvenes, las mujeres y / o las minorías, especialmente los judíos.

Aun recuerdo el sentimiento de asombro y perplejidad que sentí la noche del 20 de noviembre del 2016 cuando escuchamos que Donald Trump, el menos capacitado en todos los sentidos para ser presidente de este país, había ganado. Y ahora, 18 meses después, es que finalmente lo entiendo: Donald Trump supo alentar y darle esperanzas a este enojado hombre blanco que creía que había perdido su país para siempre.

¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI, cuando todos creíamos que la sociedad norteamericana finalmente se estaba encaminado hacia posiciones progresistas, pudiera ocurrir un retroceso político tan desgarrador?

“!Let’s make America Great again!” se convirtió en el moto o grito de guerra que este sector de la población asumió como suyo. Durante años estas personas fueron sintiéndose discriminado, desplazados y su enojo creció en la misma proporción y alimento los grupos más reaccionarios que ven en la inmigración, en las minorías y en los liberales un peligro mortal a su modo de vida, sus libertades y la seguridad de sus familias.

Es por eso por lo que el presidente Trump puede decir y hacer lo que quiera, que ellos siempre lo apoyaran, porque sienten que al fin tienen a alguien en la Casa Blanca que sabe lo que ellos sienten y que puede devolverle su lugar. Piensan que “America was Great” solo cuando ellos estaban a cargo, cuando ellos eran la mayoría indiscutible, cuando no tenían que competir con un latino o un hindú por un puesto de trabajo, pero esa época se caracterizó también por el auge del KKK, la discriminación de los negros era legal y los linchamientos por atreverse a mirar a una blanca estaban al orden del día, era la época que la Guardia Nacional tuvo que escoltar a 4 niñas negras a entrar a su escuela y del asesinato de Malcom X y de Martin Luther King jr.

Los que pertenecemos a las minorías o somos extranjeros no entendíamos lo que estaba sucediendo en Estados Unidos, no podíamos concebir que los norteamericanos fueran tan idiotas de elegir a una insulsa celebridad que ni talento tenia, ¿Cómo pudo esto suceder? Ocurrió simplemente porque nos olvidamos del “enojado hombre blanco” y si seguimos ignorándolo volverá a sorprendernos en las próximas elecciones nuevamente porque a ellos no les importa lo que diga o haga el Sr Trump, a ellos solo les importa que cumpla con sus promesas de campaña de restaurarle su añorada posición de privilegios.

El fenómeno Trump no es lo peor que le ha pasado a los Estados Unidos, ha habido épocas peores, pero si ha tenido el efecto beneficioso de sacudir la sociedad hasta su mas profundo cimientos y hacernos reconocer que no se puede ignorar la realidad si se quiere que el país realmente avance y sea, no solo una potencia mundial en lo económico o en lo militar, sino que también lo sea en lo social con una democracia real para todos, sin discriminación ni sectores rezagados, que las ideas de Abraham Lincoln se hagan realidad y sea, la nuestra, una democracia en favor de todos sus ciudadanos, “una democracia de las personas, por las personas y para las personas”.

The “Conquests of the Cuban Revolution”, myth or reality?

For decades, the Cuban government has tried to justify its permanence in power by arguing that they are the only ones that can guarantee the preservation of the “Conquests of the Revolution”; they affirm that, without the PCC, socialism and the “Revolution” there would be no equality and no social justice in Cuba
Any change that does not include them would be to return to the savage capitalism that existed before 1959.
The mentioned conquests could be summarized in:
• Independence from the corrupt influence and economic submission of the United States,
• adequate social security
• education and healthcare for all,
• make the peasants owners of their lands,
• provide employment for all,
• eradication of social classes,
• eradication of racism
• social equality for women.
All these are aspirations that Humankind has always sought and it is true that in the first years of the revolutionary process were implemented but the atmosphere of confrontation between Cuba and the United States first and then in the middle of the complex world situation during the so-called ” Cold War “, led to the imposition of restrictive and repressive policies and laws in which the State restricted all individual rights for the sake of ” Defending the Revolution “and maintaining those conquests.
The state assumed a “paternalistic” role, provided everything the population needed and punished those who did not “thank” what they did for them, the “ungrateful” who did not want any help from the government and those who questioned the purity of their intentions. All these ungrateful people were called: counterrevolutionaries, worms, stateless people, enemies
The US embargo, the lack of efficiency of the economy and the heavy investment in military and “internationalist” activities consumed much more than what the country produced. The available resources were not enough to cover the food and social needs implemented.
All the so-called “Conquests” could only be implemented by the generous Soviet subsidy that lasted from 1961 until the moment the USSR disappeared in December 1991. Without this help, all the “social advances” were affected to the point that many of them only exist symbolically today.
In 1992, the so-called “Special Period” began in Cuba (euphemism for the worst economic crisis that Cuba has ever experienced) and, as we mentioned earlier, all social services were affected. Socially and economically, time was reset, and Cuba returned to 1899.
The national production fell precipitously, especially agriculture and a huge number of people are unemployed or are kept in their positions without practically producing anything (ghost positions), while others are sent to their homes indefinitely with 60% of their salary (interrupted worker). It is important to emphasize that this worker could loose his subsidy if he refused to accept a job offer, whose offer could be in an activity very different from his or be located outside his locality, provided that he was within his province.
It is at this momment that the State takes the decision that would change the course of the Revolution forever: it allows the dollarization of the economy and encourages the influx of foreign investment, especially in tourism. From this moment on all efforts will be aimed at maintaining the Status Quo unalterable betraying all the principles that the Revolution had up to that moment defended. All the scourges of the past returned unmasking, at one stroke, 30 years of useless sacrifices.
“The Cuban Revolution” tried to make the Cuban people believe that everything was fine, that the fault was not “socialism” but the enemies of the revolution. The “Historical Generation” never assumed their responsibility in the economic disaster and they clung to power by all means, by increasing the use of repression.
It is true that “socialism” managed to stay in power, but at the cost of the suffering of the Cuban population and a profound change in the idiosyncrasy of the Cuban people. Cubans that came to age or were born after 1992 does not behave like the previous generations.
An impartial analysis would show that the problem is not only economic but primarily political in its essence due to the government’s reluctance to implement measures of decentralization of the economy and to relax its control by the fear of the ruling class (“Historical Generation” ) of losing power.
Dollarization and the boom of Latin American and European tourism led to the entry of social scourges that had been eliminated since 1959 such as prostitution (jockeys), games (the ball), heavy drug use, and begging. A double economy was created: the official one, very controlled, poor and inefficient and the black market with exorbitant prices, a great variety of products and adaptable to the circumstances. A massive exodus of professionals towards more lucrative professions began, that is, to jobs related to tourism.
The lack of opportunities, as well as the lack of hope for a better future in the immediate (they have been deceived for almost 60 years with the promise of “Sacrifice now to have a better future” latter) is the main cause that thousands of people, especially young people, are migrating to any part of the world at any opportunity they get. They are Cubans who do not feel encouraged and who have stopped believing in the government’s promises. They decided to achieve their dreams for themselves, but for the government, they are just “ungrateful” who have betrayed their homeland when the revolution need them the most.
What can we do with a healthcare system that covers the whole country but is in worse conditions that in 1959, that does not have enough medicines for his patients, nor sheets for the few remaining beds, or where the operating rooms are contaminated and there are patients who die from “unknown” causes, or where the best hospitals are dedicated to attending foreign patients who pay with dollars, or that most of their best professionals are leaving the country, or emigrate or signing up to work abroad to improve their economic condition. To eliminate all these issues, isn’t why a Revolution was made?
What can we do with an education system that does not have enough trained personnel or adequate facilities, or the necessary pencils, books and notebooks. What can we do with an educational system that spends more time on “political” activities than on education and whose main subject of study is to inculcate an ideology that is foreigner to us?
What can we do with a Social Security System that barely provides the elderly with the minimum necessary to survive and provide no extra attention or help. The little extra help they can find is what they can afford for someone to take care of them or accompany them.
What can we do with a low level of infant mortality when our children, lack almost everything, when their food supply is so precarious and is a constant challenge for their parents?
The people who best manage to cope with current economic situation are those who have family abroad and receive money from them on a regular basis. These Cubans, who overwhelmingly left illegally, are the same people that the regime called “traitors” and “enemies of the fatherland” and now, with the money sent to their families, has revived the social division of extreme classes, the same division against which the “Revolution” had fought before.
Supposedly the social classes were eliminated in 1959 but in fact in Cuba there is the following division:
• the working class: those who live on their salary and who barely it reaches to live,
• the “masetas” and “merolicos”: they are those that sell to the workers the goods bought from the bureaucrats,
• the bureaucrats: they are those who administer the resources of the State as their own and finally
• the leaders (of the State and of the Party): they are the ones who run the country as if it were theirs.
We all know, despite the words of the regime, racism has never completely beeing eradicated, women are still victims of violence. When domestic violence and rape happen, the police do not take these crimes seriously and only intervene in cases of “public scandal”. The levels of violence and crime have skyrocketed and continues to grow, street fights in public events are frequent, daylight theft is frequent and administrative corruption is more rampant than ever.
What can we do with the best agricultural land that no longer belongs to farmers since 1962 and is currently untapped despite the new lease law. The “Revolution” took the land from the landlords and gave it to the peasants, but shortly afterwards they took away half of it and forced them to “cooperativize” and sell only to the State what little they produced. The abandonment of the field has been a constant since that time and today there is hardly any peasant class.
What can we do with a politicized university that expels young people for expressing their political opinions that are different from those of the government even though the Constitution establishes that Education is for all without distinction.
What can we do with a university career that does not interest you because your GPA was not high enough to obtain the one you wanted?
What can we do when we are forced to spend 3 years of Social Service in a job that we don’t like, in a job that never interested us because it was not what we wanted to study?
The so-called “Conquests of the Revolution” no longer represent true achievements because, after almost 60 years, they have not yet been able to materialize. It is way too long to wait for a promise.
The “Revolution” has long ceased to be a revolutionary movement and It became an elite club formed by those who led that movement in the old good days and who today are called “Los Históricos”, a group of generals who have been in power for almost 60 years, and who have tried to keep alive a system that, all this time, It proved that it does not work and that it has been the cause of the poverty of the Cuban population.
The main problem of the Cuban system is the centralized economy and the lack of economic and individual freedom to decide their own destiny.
The Cuban problem is not the United States, is the State interference in the life of Cubans.

“Las Conquistas de la Revolución”, ¿mito o realidad?

Durante décadas, el gobierno cubano ha intentado justificar su permanencia en el poder argumentando de que son los únicos que pueden garantizar la preservación de las “Conquistas de la Revolución”; afirman que, sin el PCC, el socialismo y la “Revolución” no habría equidad y ni justicia social en Cuba.

Cualquier cambio que no los incluya a ellos seria regresar al capitalismo salvaje que existía antes de 1959.

Las mencionadas conquistas pudieran resumirse en:

  • Independencia de la influencia corrupta y sumisión económica de los Estados Unidos,
  • una adecuada seguridad social
  • educación y salud para todos,
  • hacer dueños a los campesinos de sus tierras,
  • proveer empleo para todos,
  • erradicación de las clases sociales,
  • erradicación del racismo e
  • igualdad social para las mujeres.

Todas estas son aspiraciones que toda la humanidad ha buscado desde siempre y es cierto que en los primeros años del proceso revolucionario fueron implementadas pero el ambiente de confrontación entre Cuba y los Estados Unidos primero y después en medio de la compleja situación mundial durante la llamada “Guerra Fría”, los llevó a la imposición de políticas y leyes restrictivas y represivas en la que el Estado restringió todos los derechos individuales en aras de “Defender a la Revolución” y mantener dichas conquistas.

El Estado asumió un papel “paternalista”, proveía todos lo que la población necesitaba y castigaba a los que no “agradecían” lo que hacían por ellos, a los “desagradecidos” que no querían ninguna ayuda del gobierno y a los que cuestionaban la pureza de sus intenciones. A todos estos desagradecidos se les llamo: Contrarrevolucionarios, gusanos, apátridas, enemigos

El embargo norteamericano, la falta de eficiencia de la producción nacional y la fuerte inversión en actividades militares e “internacionalistas”, consumían mucho mas que lo que el país producía. Los recursos disponibles no alcanzaban para cubrir las necesidades alimentarias y social implementado.

Todas las llamadas “Conquistas” solo pudieron ser implementadas por la generosa subvención soviética que dura desde 1961 hasta el momento en que desaparece la URSS en diciembre de 1991. Sin esta ayuda, todos los “avances sociales” se ven afectados hasta el punto de que muchos de ellos solo existen hoy simbólicamente.

En 1992 comienza en Cuba el llamado “Periodo Especial” (eufemismo para denominar a la peor crisis económica que jamás Cuba haya vivido) y como mencionamos anteriormente, todos los servicios sociales se ven afectados. Social y económicamente se reseteo el tiempo y Cuba regresó a 1899.

La producción nacional cayó estrepitosamente, especialmente la agricultura y una enorme cantidad de personas se encuentran sin empleo o se mantienen en plantillas sin prácticamente producir (plantillas infladas), mientras que otros son enviados para sus casas indefinidamente con el 60% de su salario (trabajador interrupto). Es importante destacar que este trabajador perdía este subsidio una vez que se negara a aceptar una oferta laboral, cuya oferta podía ser en una actividad muy distinta a la suya o estar ubicada fuera de su localidad siempre que estuviera dentro de su provincia.

Es aquí cuando el Estado toma la decisión que cambiaría el curso de la Revolución para siempre: permite la dolarización de la economía e incentiva la inversión extranjera especialmente en el turismo nacional. A partir de este momento todos los esfuerzos estarán encaminado a mantener el Statu Quo inalterable traicionando todos los principios que la Revolución habían defendido hasta ese momento. Todas las lacras del pasado regresaron desenmascarando, de un golpe, 30 y tantos años de inútil sacrificios.

“la Revolución Cubana” intento por todos los medios de hacerle creer al pueblo cubano que todo seguía igual, que la culpa no era del “socialismo” sino de los enemigos de la revolución. La “Generación Histórica” nunca asumió su responsabilidad en el desastre económico y se aferraron al poder mediante el incremento de la represión.

Es cierto que el “socialismo” logro mantenerse en el poder, pero a costa del sufrimiento material y emocional de la población cubana y de un cambio profundo de la idiosincrasia del pueblo cubano. El cubano de después de 1992 no se parece casi en nada a las generaciones anteriores.

Un análisis imparcial demostraría que el problema no es solamente económico sino primordialmente político en su esencia debido a la renuencia del gobierno de implementar medidas de descentralización de la producción y relajar el control de la economía por el miedo de la clase dominante (“Generación Histórica”) de perder el control del poder.

La dolarización y el auge del turismo latinoamericano y europeo conllevo a la entrada de lacras sociales que se había eliminado en el 1959 como la prostitución (jineterismo), juegos (la bolita), consumo de drogas fuertes, y mendicidad. Se creó una doble economía: la oficial, muy controlada, pobre e ineficiente y el mercado negro con precios exorbitantes, gran variedad de productos y adaptable a las circunstancias. Comenzó un éxodo masivo de profesionales hacia profesiones más lucrativas, o sea, las relacionadas con el turismo.

La falta de oportunidades, así como la falta de esperanza en un futuro mejor en lo inmediato (han sido engañados por casi 60 años con la promesa de “sacrificarse ahora para tener un futuro mejor”) es la causa principal de que miles de personas, especialmente de jóvenes, emigren hacia cualquier parte del mundo que se les presente. Son cubanos que no se sienten incentivados y que han dejado de creer en las promesas del gobierno. Decidieron alcanzar sus sueños por sí mismo sin embargo, para el gobierno estos son solo “desagradecidos” más que traicionan a su patria cuando esta mas los necesita.

Que se hace con un sistema de salud que abarca todo el país pero que está en peores condiciones que en 1959, no tiene medicamentos suficientes para sus enfermos, ni sabanas para las pocas camas que quedan, o donde los salones de operación están contaminados y hay pacientes que mueren por causas “desconocidas”, o donde los mejores hospitales están dedicados a atender a pacientes extranjeros que pagan con dólares, o que la mayoría de sus mejores profesionales emigran o se van a cumplir misiones para mejorar su condición económica. ¿No era para eliminar esto por lo que se hizo una Revolución?

Que se hace con un sistema de educación que no cuenta con suficiente personal capacitado ni las instalaciones adecuadas, ni los lápices, libros y libretas necesarios. ¿Qué se hace con un sistema educativo que dedica más tiempo a actividades “políticas” que a la educación? y cuyo tema principal de estudio es inculcarnos una ideología que cada día es más extraña a nosotros.

Que se hace con un Sistema de Seguridad Social que apenas les aporta a los ancianos lo mínimo para sobrevivir y sin atención o ayuda extra alguna. La poca ayuda extra que encuentran es la que pueden pagar para que alguien los cuide o los acompañen.

Que se hace con un nivel de mortalidad infantil bajo cuando nuestros hijos, materialmente, carecen de casi todo, cuando su alimentación es precaria y es un constante reto para sus padres.

Las personas que mejor logran sobrellevar la existencia en la Cuba actual son aquellas que tienen familia en el extranjero y reciben dinero de estas de forma regular. Estos cubanos, que en su inmensa mayoría salieron ilegalmente, son las mismas personas que el régimen llamó “traidores” y “enemigos de la patria” y que ahora, con el dinero que les envían a sus familiares, ha hecho renacer la división social de clases extrema, la misma división contra la que la “Revolución” había luchado antes.

Supuestamente las clases sociales fueron eliminadas en 1959 pero de hecho en Cuba existe la siguiente división:

  • la clase trabajadora: son los que viven de su salario y que apenas les alcanza para vivir,
  • los “masetas” y “merolicos”: son los que venden a los trabajadores las mercancías compradas a los burócratas,
  • los burócratas: son los que administran los recursos del Estado como suyos propios y finalmente
  • los dirigentes (del Estado y del Partido): son los que dirigen al país como si fuera suyo.

Todos sabemos, a pesar de las palabras del régimen, el racismo nunca se erradico completamente, las mujeres siguen siendo victimas de la violencia doméstica y de violaciones y que la policía no toma en serio dichos crímenes y solo interviene en casos de “escándalo público”. Los niveles de violencia y de criminalidad se han disparado peligrosamente y sigue creciendo, las peleas callejeras y en eventos públicos son frecuentes, el robo a pleno luz del día es frecuente y la corrupción administrativa está más rampante que nunca.

Que se hace con las tierras agrícolas que ya no les pertenecen a los campesinos desde 1962 y están sin explotar actualmente a pesar de la nueva ley de arrendamiento. La “Revolución” les quito las tierras a los latifundistas y se las dio a los campesinos, pero poco después les quito la mitad y los obligaron a “cooperativizarse” y a venderle solo al Estado lo poco que producían. El abandono del campo ha sido una constante desde ese momento y hoy día apenas existe la clase campesina.

Que hacemos con una Universidad politizada que expulsa jóvenes por expresar sus opiniones políticas diferentes a las del gobierno aun cuando la Constitución establece que la Educación es para todos sin distinción. Que se hace con una carrera universitaria que no te interesa porque tu escalafón no fue lo suficientemente alto para obtener la plaza que querías y después te obligan a pasar 3 años de Servicio Social. Que haces después con un empleo que no te interesa porque no es lo que querías estudiar.

Las llamadas “Conquistas de la Revolución” ya no representan verdaderas conquistas porque después de casi 60 años aún no se han podido materializar.  Es demasiado tiempo para esperar por una promesa.

La “Revolución” hace mucho tiempo que dejo de ser un movimiento revolucionario y se convirtió en un club elitista formado por los que dirigieron aquel movimiento y que hoy son llamados “Los Históricos”, un grupo de generales que llevan casi 60 años en el poder, y que han intentado mantener vivo un sistema que, desde hace mucho tiempo, demostró que no funciona y que ha sido el causante de la pobreza de la población cubana.

El problema del sistema cubano es la planificación centralizada, la falta de auto gestión empresarial y la falta de libertad individual para decidir su propio destino.

El problema es la intromisión del Estado en la vida de los cubanos.

Elecciones en tiempos de Cólera

Posted on May 13, 2016 en mi antiguo Blog

El año 2016 es año electoral en Estados Unidos y desde hace varios meses los dos partidos principales están enfrascados en el proceso de seleccionar sus candidatos a contienda de Noviembre. Por el partido Republicano se presentaron 17 candidatos que competirán entre si por la nominación del Partido a partir de Marzo 23 del 2015 y desde ese momento ha sido todo un circo con payasos incluidos. Por el Partido Democrata solo se presentaron 2.
Para dejar clara mi posición desde el principio: declaro que estoy registrado para votar como Demócrata pero nunca he seguido líneas partidistas aunque con los candidatos republicanos que se han presentado y sus políticas eso es fácil de hacer.
Mi concepto de la vida y de lo que creo justo me lleva a ser un ente complejo que no se enmarca en patrones tradicionales. Creo en la responsabilidad fiscal del gobierno pero apoyó los planes sociales de ayuda a los más necesitados. Apoyo la existencia de un ejército fuerte y moderno pero estoy en contra de las intervenciones norteamericanas alrededor del mundo. Apoyo la libertad empresarial y los incentivos a la economía pero estoy en contra de dejar sin control a Wall Street ni a la Banca Internacional. Estoy a favor de aumentar los impuestos a los más ricos y de aliviar los gastos a la clase media. Estoy en contra de todo tipo de discriminación pero estoy en contra del Acta de Derechos Civiles porque creo que su utilidad ya caduco. Estoy en contra del aborto pero apoyo el derecho de las mujeres de hacer con su cuerpo lo que entiendan conveniente. En fin esto y mucho más me hacen ser una mezcla compleja de las tendencias políticas actuales y que creo que me ubica en la clasificación de “Independiente” o quizás de una tercera opción partidista que surja en un futuro cercano.
Y es esto precisamente lo que ha demostrado, de forma contundente, estas elecciones primarias: la necesidad de uno o dos partidos más como alternativa a los partidos tradicionales que ya no aportan nada nuevo en un mundo que cada día es más complejo.
El posible candidato ganador del Partido Republicano es Donald Trump, un individuo con una ideología típica de un Bully o abusador de barrio en español, que no piensa antes de hablar y que ha ofendido a casi todo los espectros de la sociedad norteamericana.
Ha ofendido a los musulmanes, a los hispanos, a las mujeres, a los politicos de su propio partido, al papa y hasta los grupos religiosos tradicionalmente conservadores y a pesar de eso ha logrado el apoyo de casi 11 millones de votantes republicanos, algo increíble.
¿Qué demuestra eso? Que existe un sector del pueblo norteamericano que se siente amenazado y desprotegido y están aprovechando estas primarias para expresar su frustración. Un sector de la población compuesto, como han señalo las encuestas, de hombres blancos de edad madura o viejos, de bajo nivel educacional, trabajadores (los llamados Blue Collars), conservadores y cristianos evangélicos en su mayoría de corte fundamentalistas.
He observado la evolución de Partido Republicano y la última ”gran figura”, según sus historiadores, fue Regan; de ahí en adelante ninguno ha servido para nada. Cada ciclo nos trae un candidato con ideologías cada vez más retrogradas, más ultraconservadoras y derechistas.
Es una suerte que al pueblo norteamericano aún le queda algo de cordura y no ha votado por estos candidatos, bueno, excepto en el caso de Bush hijo que aun no entiendo como gano las elecciones del 2004.
Sin embargo los candidatos demócratas tampoco han sido una panacea. Desde la época de Bill Clinton he estado esperando que los demócratas se pongan los pantalones y se enfrenten con decisión a los republicanos y tomen más en serio las reformas que necesita este país para mantenerse como la mayor potencia mundial de todos los tiempos.
La elección de Barack Obama fue un acontecimiento histórico que lleno de esperanza a millones, no solo de norteamericanos, sino de muchas otras personas alrededor del mundo y aunque cumplió con la mayoría de sus promesas electorales, no logró las más importantes.
El cierre de la Base de Guantánamo no acaba de concretarse, Las guerras en el Oriente Medio no terminan, la reforma migratoria aún está pendiente, Obamacare no fue lo que yo esperaba. La reforma a Wall Street fue muy ligera, basicamente no toco nada importante, La reforma judicial esta ausente y otras mas.
Este país debería estar enfocados en un plan de modernización a gran escala, de convertir todas sus universidades en centro de investigaciones de la máxima calidad y con la más alta tecnología, de hacerle ver a los chinos y a los rusos que no pueden competir con nosotros ni en la economía ni en estándares de vida.
Este país debería enseñarles a sus políticos que sus perretas y peleas ideológicas están desangrándonos y debilitándonos. Debería de enseñarle a las élites que la mejor inversión con máximo retorno quepueden hacer ahora mismo es en nosotros mismos porque la mayoría de los recursos que generan sus riquezas son agotables mientras que la inteligencia y laboriosidad de millones de profesionales es una fuente inagotable de riquezas: “Información es Poder” y que la especulación, tipo casino, de Wall Street está destruyéndonos tambien. Trillones de dólares en deudas en manos de los chino es un arma de doble filo sumamente peligrosa.
Ahí está nuestra mayor fortaleza, en invertir en una economía y en una sociedad del más alto nivel protegida por el ejército más poderoso del mundo.
Hillary Clinton es una opción bastante buena, por lo menos mejor que Trump, pero tampoco debemos esperar mucho de ella, será un poco más de lo mismo. Con Trump tendremos un vendaval destructor, con Hillary, una mañana de verano en el campo.
El proceso de las elecciones en Estados Unidos es todo un espectáculo que más parece un circo que un proceso político. Las televisoras, aunque no quieran reconocerlo, influyen tremendamente en esto con la intención de captar teleaudiencias. La cantidad de dinero que se invierten en este proceso resolvería los problemas alimentarios y de deuda externa de muchísimos países pobres y ese es otro de los factores que no apoyo: la influencia del dinero en las elecciones.
Debería de prohibirse a las corporaciones participar en el proceso electoral. Debería de eliminarse las donaciones superiores a cifras que no sean asequibles a cualquier ciudadano común.
Los actuales partidos tradicionales, el demócrata y el republicano se han quedado pequeños al enorme espectro de ideas que conforma el pueblo norteamericano, estos partidos ya no sirven de recipiente sino de molde porque tienen restringido esas nuevas fuerzas que quieren expresarse y que , según la primera enmienda de la Constitución, tienen derecho de hacerlo.
Cuando la frustración se adueña de la gente y no tienen forma de expresarla se da el abstencionismo, la gente simplemente deja de votar y eso es lo peor que a esta democracia le pueda pasar porque las tendencias conservadoras y fundamentalistas (mayoritariamente formada por personas mayores de 40 años) si participan en las elecciones mientras que las tendencias mas progresistas (formada mayoritariamente por jóvenes menores de 30 años) y por ende la garantía de que este pais se mantenga en la punta del desarrollo económico y social tiende a la apatía, a no participar porque no se siente representada en esos partidos.
De ahi el surgimiento del fenomeno de Bernie Sanders cuyo mensaje llega a los jovenes y estos han respondido en masa.
Más temprano que tarde aparecerán esos nuevos partidos y en ese momento las elecciones de este país si será un espectáculo digno de ver.

Por fin, ¿es o no es una Dictadura?

En este artículo trataremos de demostrar que el régimen cubano es, desde el punto de vista legal, una dictadura y para ello utilizaremos las propias palabras del autor principal de toda esta gesta: Fidel Castro.

En su discurso en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba, el 1ro de enero de 1959 Castro dijo:

“… Y los militares deben estar incondicionalmente a las órdenes del pueblo y a la disposición del pueblo y a la disposición de la Constitución, y de la ley de la República. Si hay un gobierno malo que roba y que hace más de cuatro cosas mal hechas pues, sencillamente, se espera un poco y cuando llegan las elecciones se cambia el mal gobierno; porque para eso los gobiernos en los regímenes constitucionales democráticos tienen un período de tiempo limitado.  Porque si son malos, el pueblo los cambia y vota por otros mejores. La función del militar no es elegir gobernantes, sino garantizar la ley, garantizar los derechos del ciudadano (Aplausos).”

Posteriormente en una parte de su discurso del 8 de enero en La Habana Fidel dijo:

“¿quién ganó la guerra?  El pueblo, el pueblo ganó la guerra.  Esta guerra no la ganó nadie más que el pueblo —y lo digo por si alguien cree que la ganó él, o por si alguna tropa cree que la ganó ella (APLAUSOS).  Y por lo tanto, antes que nada está el pueblo.”

¿Qué quiere esto decir? Que el Ejército Rebelde estaba formado por el pueblo y fue su brazo armado y por lo tanto fue el pueblo quien GANO la guerra. Fue un cambio que hizo el pueblo para mejorar su propia situación y no una entidad independiente, una fuerza ajena y evangelizadora que vino a “liberar al pueblo cubano”.

En esa época Castro hablaba de democracia y es evidentemente que se refería a la democracia representativa que tanto repudia ahora. Sin embargo en junio de 1961, en una parte de su discurso pronunciado por Fidel Castro en el Salón de Actos de la Biblioteca Nacional ante un numeroso grupo de intelectuales cubanos, este les dijo claramente una frase histórica que definiría la actitud del régimen hasta el día de hoy, 55 años después:

“Esto significa que dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución nada. Contra la Revolución nada, porque la Revolución tiene también sus derechos y el primer derecho de la Revolución es el derecho a existir y frente al derecho de la Revolución de ser y de existir, nadie.”

Este párrafo encierra toda la filosofía del régimen. Aquí Fidel declara abiertamente que la “Revolución” está por encima del pueblo, que es un ente independiente que tiene “derecho a existir” y que no está dispuesto a que nadie se le enfrente. Ya no es la revolución del pueblo, ahora es la “Revolución” en si misma o dicho de otra forma es Fidel y su partido aferrados al poder.

En mi opinión creo que Fidel giro hacia el área de influencia de la URSS debido a que vio que el ordenamiento jurídico de estos países coincidía completamente con su visión de cómo regir los destinos de Cuba a pesar de todas sus promesas de democracia y libertad de los primeros meses del proceso revolucionario.

Esta frase es la definición resumida de la Dictadura del Proletariado donde el Estado se considera por encima de los ciudadanos y ¿De dónde sale este concepto de “Dictadura del Proletariado”? sale de la jerga marxista de Lenin, es decir, de la estalinizacion de la tesis Marxista en que se sumerge el régimen cubano a partir de 1961. Esta frase será la base, la idea principal de la Constitución de 1976. Dos artículos son fundamentales en este articulado: el artículo 5 y el oscuro y relegado artículo 62 que expresan claramente lo siguiente:

“ARTICULO 5. El Partido Comunista de Cuba, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista”

Lo primero que me salta a la vista es que Martiano y Marxista no pegan, es una contradicción porque es bien conocida la opinión de Martí con respecto al socialismo pero lo peor está en que aún se definen “estalinistas” cuando el mundo entero conoce perfectamente los actos genocidas del líder soviético y el fracaso del sistema socialista del cual Cuba formo parte.

ARTICULO 62. Ninguna de las libertades reconocidas a los ciudadanos puede ser ejercida contra lo establecido en la Constitución y las leyes, ni contra la existencia y fines del Estado socialista, ni contra la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo. La infracción de este principio es punible

Es decir, este articulo expresa claramente que no puedes ejercer tu libertad de expresión, de religión, de reunión, tu seguridad personal o el secreto de tu correspondencia si el Estado entiende que van en contra de la Constitución y por ende esos actos de “rebeldía” se convierten en figuras delictivas tipificadas en el Código Penal vigente y en las demás leyes derivadas de dicha Constitución.

Dicho en otras palabras, si consideras que el Estado restringe tu libertad de movimiento, de pensamiento, de credo, de asociación o cualquier otro que no esté en línea con la llamada “Revolución” no puedes hacer absolutamente nada para cambiarlo porque este Estado se considera “perfecto” y por encima del “pobre e ignorante” ciudadano a quien se supone que debería de obedecer y proteger.

Las únicas constituciones que han existido con este enfoque, es decir, donde el Estado está por encima del ciudadano, han sido las constituciones fascistas de Alemania, España e Italia así como las constituciones de los países otrora socialistas. Las  constituciones de estos países no eran más que copias adaptadas de la Constitución Soviética que desde 1918 hace desaparecer el concepto de “Separación de Poderes” de este documento por considerarlo un concepto burgués inadecuados para la construcción del nuevo régimen.

Cuba era parte de este bloque de países “socialistas” y adaptó también su Constitución al mismo modelo pero parece que no quiso darle mucha promoción porque escondió este enunciado casi a mitad del documento (artículo 62 de 137).

Creo que para todos está bien claro que el Estado que restringe, directa o indirectamente, las libertades fundamentales incluidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos es una Dictadura y el Articulo 62 es una prueba clara de ello.

Sin embargo este no es el único mecanismo que el régimen ha implementado para garantizar su permanencia en el poder y que le garantiza el sometimiento legal del pueblo a sus antojos bajo un marco supuestamente “legal”, este otro mecanismo que juega un papel fundamental es el Ordenamiento Político (a partir del Capítulo IX artículo 68 de la Constitución) y la Ley Electoral.

El Ordenamiento Político declara a la Asamblea Nacional como el órgano supremo del poder estatal y se sintetizan la interrelación entre cada uno de estos órganos de gobierno y cómo la Ley Electoral ayuda a mantener en un círculo cerrado el poder en manos del PCC.

El grafico que aparece a continuación explica claramente la relación entre cada uno de los eslabones de poder y el papel que cada uno juega en este esquema.

Ordamiento Politico Cubano

Asamblea Nacional del Poder Popular

El parlamento unicameral cubano, la Asamblea Nacional del Poder Popular, es el órgano supremo del poder del Estado. Tiene las potestades constituyente y legislativa, así como la atribución de elegir a los miembros de los órganos ejecutivos, judiciales y complementarios de instancia superior.

Consejo de Estado

El Consejo de Estado es el órgano superior que representa al parlamento entre cada uno de sus periodos plenarios de sesiones. Tiene la condición de jefatura colegiada del Estado y está compuesto por su presidente (jefe de Estado y de Gobierno), un primer vicepresidente (que lo es también del Gobierno), cinco vicepresidentes, un secretario y veintitrés miembros. Este órgano tiene potestad legislativa plena, a través de decretos-leyes que deben ser ratificados por la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba.

Consejo de Ministros

El Gobierno cubano, colegiado en el Consejo de Ministros es quien ostenta las funciones ejecutivas. Sus miembros son elegidos por el parlamento o por el Consejo de Estado, por tiempo indefinido e individualmente (aunque en determinadas fechas se han efectuado renovaciones mayoritarias, la última el 2 de marzo de 2009). Está integrado por el presidente y el primer vicepresidente del Consejo de Estado, por un número indeterminado de vicepresidentes.

Otros órganos

Los otros órganos superiores son el Tribunal Supremo Popular, que encabeza el cuerpo judicial único de la nación, la Fiscalía General de la República, como garante de la legalidad de los ciudadanos e instituciones, y la Contraloría General de la República, que ejerce de máximo órgano auditor de la economía y las finanzas del Estado.

Durante todos estos años, primero Fidel Castro y ahora Raúl su hermano, han sido “elegidos” al cargo de Presidente del Consejo de Estado, cargo que les da el poder absoluto sobre todo el aparato estatal del país al tener, garantizado por la Constitución, el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial en sus manos.

¿Tiene alguna posibilidad un opositor, por muy honesto y prestigioso que sea, de llegar a uno de estos puestos a través de las urnas?

No, no tiene la más remota posibilidad porque jamás seria incluido en las lista de Candidatos a la Asamblea Nacional

Si la Ley Electoral ha sido escrita para evitar la llegada de cualquier opositor al poder, si la Constitución fue escrita para garantizar el poder en las manos de un solo hombre y esta misma Constitución declara que el Partido Comunista de Cuba es el UNICO poder real en Cuba entonces no queda otro remedio que llamar las cosas por su nombre: Cuba tiene legalmente instituido una Dictadura que se sitúa por encima del pueblo y que no tiene ni cumple con ningún principio democrático y solo provee algunos pocos y restringidos derechos a aquellos que aceptan su vasallaje.

Una mentira dicha miles de veces llega a parecer una verdad y es cierto que se puede mantener engañado a todo el pueblo por un tiempo, se puede mantener engañado a una parte del pueblo todo el tiempo pero jamás se podrá mantener engañado al pueblo todo el tiempo y eso es lo que está empezando a suceder, ya el pueblo está empezando a despertar.